Los productos procedentes del país africano se están vendiendo cada vez más en Europa, a pesar de que las normas sanitarias son diferentes a las de la UE.